Escrito por domosblog ● 01-jun-2015 8:28:00

Busca Estados Unidos preservar recursos hídricos

Busca Estados Unidos preservar recursos hídricos

Washington— En un paso histórico sobre la protección del agua limpia, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y el Ejército de Estados Unidos finalizaron ayer la Norma de Agua Limpia para proteger de la contaminación y la degradación a los arroyos y humedales que forman el fundamento de los recursos hídricos de la nación.

La norma asegura que las aguas protegidas bajo la Ley de Agua Limpia estén más definidas, con mayor precisión, y que sean determinadas predeciblemente, haciendo la otorgación de permisos menos costosos, más fáciles y más rápidos para los negocios y la industria. La norma está fundada en la ley y los últimos avances científicos y está formada por el insumo público. La norma no crea ningunos nuevos requisitos en materia de la autorización de permisos para la agricultura y mantiene todas las exenciones y exclusiones.

‘Para que el agua en los ríos y lagos en nuestras comunidades que fluyen hacia nuestra agua potable esté limpia, los arroyos y humedales que la alimentan tienen que estar limpios también’, declaró la administradora de la EPA, Gina McCarthy. ‘El proteger nuestras fuentes fluviales es un componente crítico de la adaptación a los impactos del cambio climático como las sequías, el alza en el nivel del mar, las tormentas más fuertes, y las temperaturas más cálidas –razón por la cual la EPA y el Ejército han finalizado la Norma de Agua Limpia para proteger estas importantes aguas, y para que podamos fortalecer nuestra economía y proveer certeza a los negocios estadounidenses’.

‘La norma de hoy marca el comienzo de una nueva era en la historia de la Ley de Agua Limpia’, declaró la secretaria adjunta del Ejército (Obras Públicas) Jo-Ellen Darcy. ‘Esta norma responde a la exigencia pública para mayor claridad, consistencia y predictibilidad en la toma de decisiones jurisdiccionales. El resultado será un mejor servicio público a nivel nacional’.

La gente necesita el agua limpia para su salud: Cerca de 117 millones de personas en Estados Unidos –una de cada tres– obtiene agua potable de arroyos que carecían de una protección clara antes de la Norma de Agua Limpia. La preciada manera de vida en los Estados Unidos depende del agua limpia ya que los ecosistemas saludables proveen un hábitat para la vida silvestre, así como lugares para la pesca, la natación y otros deportes acuáticos. El agua limpia y fiable es un motor económico, inclusive para la manufactura, la agricultura, el turismo, la recreación, y la producción de energía. La salud de nuestros ríos, lagos, bahías y aguas costeras es impactada por los arroyos y humedales donde comienzan.

La protección para muchos de los arroyos y humedales de la nación ha sido confusa, compleja, y conllevaba mucho tiempo como resultado de las decisiones del Tribunal Supremo de los Estados Unidos del 2001 y el 2006. La EPA y el Ejército están tomando esta acción para proveer claridad a las protecciones bajo la Ley de Agua Limpia después de recibir solicitudes por más de una década por parte de los miembros del Congreso, funcionarios estatales y locales, la industria, la agricultura, los grupos ambientalistas, los científicos y el público para que se efectuara una normativa.

Al desarrollar la norma, las agencias celebraron más de 400 reuniones con partes interesadas a través del país, revisaron sobre un millón de comentarios públicos, y escucharon cuidadosamente la perspectiva de todas las partes interesadas. La EPA y el Ejército también utilizaron la última ciencia, incluyendo un informe resumiendo más de 1 mil 200 estudios científicos publicados revisados por terceros que demostraron que los pequeños arroyos y humedales desempeñan un rol integral en la salud de cuerpos de agua más grandes corriente abajo.

El cambio climático hace que la protección de los recursos de agua sea aún más esencial. Los arroyos y los humedales proveen muchos beneficios para las comunidades al atrapar las aguas de las inundaciones, recargar los abastecimientos de aguas subterráneas, filtrar la contaminación y proveer hábitat para los peces y la vida silvestre. Los impactos del cambio climático como la sequía, las tormentas más intensas, y las temperaturas más cálidas amenazan la cantidad y la calidad de las aguas de Estados Unidos. El proteger los arroyos y humedales mejorará la resiliencia de nuestra nación para el cambio climático.

Vía: ElDiario.mx

Tópicos: Noticias Internacionales

Comentarios