Escrito por Domos Agua ● 10-may-2019 9:00:00

Los Efluentes Industriales, Clasificación y Tratamiento

Los Efluentes Industriales, Clasificación y Tratamiento

El sector industrial es un elemento fundamental en el desarrollo económico de México. De hecho, según el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz, este sector ha generado 8.4 millones de empleos en los últimos seis años, experimentando uno de los mayores dinamismos en la economía del país.

Este conjunto de sectores productivos, como la fabricación de textiles, equipos de transporte, productos derivados del petróleo, construcción privada y pública, minería y generación de energía eléctrica, entre otros, utilizan en sus procesos materias primas de las cuales un porcentaje se vuelve inútil y nocivo para el medio ambiente. Es lo que se conoce como efluentes industriales. Conocer en qué consisten y sus características es fundamental para su debido tratamiento.

¿Qué son los efluentes industriales?

Es la expresión utilizada para referirse a los fluidos con desperdicios sólidos, líquidos o gaseosos que son generados por las industrias y que fluyen hacia un cuerpo receptor, generalmente a los cursos de agua abiertos. Esto provoca una disminución de la calidad del agua y filtraciones en los acuíferos subterráneos.

Estudios presentados por la FAO, exponen que anualmente se extraen a nivel global un poco más de 3.900 km³ de agua dulce. De ese total, un 44% es consumido por la agricultura y el 56% sobrante se expande al medio ambiente como aguas residuales en forma de efluentes municipales, industriales y agua de drenaje agrícola.  

Clasificación de efluentes provenientes de la industria

Existe una gran diversidad de aguas residuales industriales por lo que hay diferentes maneras de clasificarlas. Aunque puedes encontrar diferentes metodologías, se pueden categorizar de las siguientes formas: 

De acuerdo con su origen

  • Efluentes de producción

Las descargas de este tipo de efluentes provienen directamente de los procesos internos de las industrias. Su generación puede ser continua, es decir, que su desarrollo no sufre variaciones anuales; o intermitentes, se producen de manera estacional o durante pocos meses al año. 

Una producción regular permite conocer las corrientes de contaminación. Por el contrario, si existen campañas específicas de producción industrial como, por ejemplo, productos químicos de síntesis, el análisis de las evacuaciones resulta complejo ya que la naturaleza de estos efluentes industriales cambia constantemente

  • Efluentes ocasionales

Corresponden a fugas debido a eventualidades en la manipulación o almacenamiento de los productos. Además, pueden corresponder a agua contaminada provenientes de lluvias que pueden generar una sobrecarga hidráulica.

De acuerdo con su naturaleza

  • Biodegradables

Efluentes industriales que pueden descomponerse en compuestos inocuos por la actividad de microorganismos. No son dañinos, por lo que sus procesos de tratamiento son simples integrando métodos como la combustión y el compostaje. Comúnmente se generan en industrias procesadoras de alimentos, mataderos o fábricas textiles.

  • No biodegradables

Elementos que no pueden convertirse en sustancias inofensivas. Este grupo se conforma por cenizas volantes, fibras sintéticas, yeso, papel de aluminio, objetos de vidrio, desechos radioactivos, químicos y plástico, entre otros.  Contaminan al medio ambiente y causan un impacto negativo en la sobrevivencia de organismos vivos debido a su acumulación en el entorno y la filtración en animales y plantas.

Manejo de efluentes y la importancia de su tratamiento

Según previsiones, para 2030 la sociedad global tendrá que enfrentarse a un 40% de déficit de agua, si las condiciones climáticas siguen igual.  Los vertidos de efluentes industriales sin el tratamiento correspondiente contribuyen a aumentar la presión hídrica ya que reducen la calidad de las aguas superficiales y subterráneas, afectando su disponibilidad.

Por otro lado, sin el tratamiento correcto se pierde la oportunidad de reutilizar las aguas residuales para obtener diferentes tipos de recursos para el riego, aumento del agua potable, uso en procesos industriales, actividades recreativas, usos urbanos no potables, recarga de aguas subterráneas y mejoras ambientales, entre otros. 

Ahora bien, ¿en qué consiste su tratamiento?

Se trata de transformar los valores de las emisiones contaminantes en permisibles, de acuerdo con las normativas establecidas. Es importante que sepas que el tratamiento no asegura que se eliminen por completo los efectos negativos, más bien, los reduce para que su impacto sea cercano a la nulidad. 

Por lo general, el Sistema de Tratamiento de Efluentes (STE) consta de las siguientes partes:

  • Metodologías de recolección.
  • Ajustes de los parámetros físicos- químicos.
  • Tratamiento primario.
  • Tratamiento secundario.
  • Tratamiento terciario.
  • Disposición final

Cada una de estas fases depende de la categoría del efluente que será tratado y sus posibilidades de depuración y requerimientos para su distribución final.

Es probable que más del 80% del total de las aguas residuales se liberen en el entorno sin un tratamiento adecuado. De ahí que es importante que las industrias integren a sus políticas de producción estrategias de depuración y tratamiento de sus recursos hídricos mediante plantas condicionadas para satisfacer las necesidades particulares de cada organización. 

New call-to-action

Tópicos: Ahorro de Agua

Comentarios