Escrito por Domos Agua ● 25-ene-2019 8:30:00

La Nitrificación de las Aguas Residuales

La Nitrificación de las Aguas Residuales

El creciente interés en el tratamiento de aguas residuales como recurso, ha permitido mejorar continuamente los métodos de remoción de sólidos y procesamiento orgánico, haciéndolos más eficientes y mejorando la calidad de los subproductos finales. Lo que incluye la eliminación de toxinas y nutrientes que pueden causar efectos nocivos al medio ambiente. 

Los efectos del nitrógeno, por ejemplo, se constituyen en un contaminante para el ecosistema acuático, y generan un impacto negativo en las aguas residuales que comienzan por la reducción considerable del oxígeno en las capas superficiales, y acaban en la alteración de procesos naturales y riesgos a la salud humana y animal.

Nitrificación de las aguas residuales

En vista de lo anterior, es evidente la importancia de suprimir este elemento de las aguas residuales antes de descargarse en el flujo superficial. Para ello, el proceso biológico utilizado para eliminar el nitrógeno del agua básicamente se conforma por dos etapas bioquímicas, la nitrificación y la desnitrificación.

Para que éstas dos etapas se cumplan con la efectividad deseada, es importante considerar ciertas condiciones químicas y físicas en el proceso. Por ejemplo, en el agua debe existir una pequeña concentración de oxígeno y pueden intervenir factores como la temperatura, el pH y la concentración del nitrato presente. 

Además, durante la segunda etapa, debe utilizarse una dosis de carbono inorgánico (por ejemplo metanol) puesto que la que contiene el agua residual no suministrará la suficiente energía.

Proceso de nitrificación

Durante la etapa de nitrificación, las aguas residuales se exponen a procesos de oxidación y transformación por medio de bacterias nitrificantes, en donde el amoniaco se convierte en nitrito y, posteriormente, en nitrato. Esta reacción produce un enlace con el resto del nitrógeno presente a través del carbono inorgánico utilizado. Sin embargo, en esta fase el nitrógeno aún no es eliminado.

En la segunda etapa, el agua es sometida a una desnitrificación en la que el nitrato transforma el nitrógeno a un estado gaseoso, el cual por sus propiedades es liberado a la atmósfera. Así, a este proceso en conjunto se le conoce como nitrificación de las aguas residuales.

Existen otros procesos que han surgido con la llegada de las nuevas tecnologías e investigaciones, como el Anaerobic Ammonium Oxidation, conocido comúnmente por sus siglas ANAMMOX, un proceso similar en el que (en dos etapas) se nitrifica y desnitrifica parcialmente en un 50% el nitrógeno, consumiendo incluso menos energía y evitando el consumo de materia orgánica.

Importancia del proceso de nitrificación

Aunque la presencia de nitratos y nitritos es natural en el ambiente, las proporciones habituales pueden verse alteradas por la influencia humana, sea en los suelos o en las aguas residuales subterráneas, y de acuerdo a la concentración de los compuestos de desechos humanos e industriales. Incluso pudiese llegar a ser sumamente peligroso para las personas y los animales si no se tratan estas fuentes de manera oportuna.

De no realizarse este proceso, los excesos de nitrógeno en el agua, en cualquiera de sus formas (como un gas disuelto y en combinaciones orgánicas o inorgánicas), pudiesen generar consecuencias negativas para el sistema cardiovascular y respiratorio.

New call-to-action

Tópicos: Plantas de Tratamiento de Aguas Municipales

Comentarios