Escrito por Domos Agua ● 02-nov-2018 8:30:00

Operación Responsable de los Organismos Operadores de Agua

Operación Responsable de los Organismos Operadores de Agua

El agua es parte importante del ecosistema y el entorno que nos rodea a diario. No obstante, la actividad humana y sus acciones sobre el medio han ido provocando la degradación y destrucción de diversos recursos que la tierra ofrece. 

La escasez de agua es un tema crítico en el mundo, por lo que encontrar nuevas formas para reutilizar el recurso y concientizar sobre su uso responsable es materia obligada para la sociedad. Por esta razón, es necesario tener en consideración todos los marcos legales que regulan el cuidado, control y saneamiento en nuestro planeta y, específicamente, de los recursos hídricos.

En México, existen dos normativas que regulan el proceso de saneamiento del agua y también el impacto de las industrias en el medioambiente: la Ley de Aguas Nacionales y la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, respectivamente.

Hacia un manejo responsable de los procesos operativos

Bajo este marco regulatorio, los Organismos Operadores de Agua deben garantizar diversos grados de protección, métodos y procesos y también, cumplir con ciertas exigencias a la hora de operar. Muchas industrias de alimentos o textil son capaces de contaminar considerablemente las fuentes de agua potable, donde muchas veces el recurso no se puede recuperar. 

En ese sentido, algunas consideraciones éticas y ambientales de los Organismos Operadores de Agua pueden clasificarse en:

  • Conocer los riesgos de la contaminación de los ecosistemas y el agua, así como de las principales actividades que contribuyen a este efecto.
  • Proteger a las comunidades cercanas a la planta de tratamiento.
  • Comprender la normativa y legislación que regula el control, saneamiento y cuidado de las aguas y de impacto medioambiental.
  • Conocer las consecuencias de las actividades que se llevan a cabo y sus repercusiones en el medio.
  • Controlar y monitorear el nivel de contaminación.
  • Adoptar planes de supervisión, control y procesos internos en las plantas.
  • Conocer las medidas y sanciones judiciales o económicas asociadas a los incumplimientos.
  • Diseñar medidas y estrategias que minimicen el impacto.

Tratamientos y procesos en el saneamiento de aguas residuales

Comprendidas las consideraciones éticas y ambientales de los Organismos Operadores de Agua, es necesario revisar los diferentes procesos que sí o sí se deben llevar a cabo para el correcto saneamiento y distribución del agua potable, en función del nivel de contaminación encontrado.

De esta forma, se pueden diferenciar los siguientes procesos, divididos en 3 tratamientos:

Tratamientos 1 y 2

Consiste en la separación del agua de sólidos u otros líquidos contaminantes. Este tratamiento puede llevarse a cabo mediante:

  • Sedimentación: separación, mediante la gravedad, del agua de otras partículas más pesadas.
  • Flotación: permite separar elementos sólidos o líquidos de diferente densidad que el agua.
  • Filtración: separación y extracción de elementos sólidos del agua a través de un medio poroso.

Posteriormente, se procede a la eliminación de materia biodegradable a través de procesos biológicos como:

  • Bacterias
  • Fangos
  • Electrocoagulación
  • Electrooxidación

Tratamiento final

Consiste en la eliminación de sustancias contaminantes y material orgánico residual no eliminado, a través de procesos como:

  • Intercambio iónico
  • Osmosis
  • Oxidación avanzada
  • Electrodesinfección
  • Adsorción

En definitiva, aunque el proceso de control y saneamiento del medioambiente y del agua es un proceso costoso es, a su vez, imprescindible y necesario para la vida. Por esta razón, se deben adoptar las medidas y compromisos que aseguren recursos libres de contaminantes y que permitan su posterior saneamiento para la distribución y consumo humano.

New call-to-action

Tópicos: Organismos Operadores de Agua

Comentarios