Escrito por Domos Agua ● 26-sep-2019 9:00:00

Planta Tratadora de Aguas Residuales para Riego

Planta Tratadora de Aguas Residuales para Riego

La situación limitada en recursos hídricos se ve afectada directamente por el crecimiento acelerado de la población, un aumento en el consumo de agua dulce y la sobreexplotación de los cuerpos de agua. 

En México, durante el 2017 se reportaron 105 acuíferos en situación de sobreexplotación; considerando que en el país la extracción de agua subterránea viene de 653 acuíferos, en donde el 58% de esta agua se obtiene únicamente de los sobreexplotados.

Esto pone en riesgo el consumo de agua por cada habitante, así como su uso para diferentes sectores, especialmente en el agrícola; ya que este sector emplea el 76 por ciento del total del agua concesionada para el abastecimiento público.

Asimismo, otro de los principales factores que sitúa al país en situaciones de escasez hídrica se debe a la falta de tratamiento de aguas residuales. En este sentido, agricultores y productores necesitan enfocarse en el reúso hídrico para el riego de cultivos con la implementación de una planta tratadora de aguas residuales.

Características de una planta tratadora de aguas residuales para riego

Una planta de tratamiento conlleva varios procesos a nivel biológico, físico y químico para eliminar las impurezas y contaminantes que se encuentran en los efluentes de desecho doméstico, municipal o industrial con la finalidad de que estas puedan ser reutilizadas para el riego agrícola en diversas comunidades.

Estas plantas se caracterizan por colectar las aguas negras a través del sistema de alcantarillado para empezar con los siguientes pasos del proceso de reúso:

  • Pretratamiento. Se eliminan o minimizan los objetos grandes en las aguas que por lo general se encuentran flotando, así como la supresión de arenas, grasas, aceites y demás sedimentos.
  • Decantación primaria. Las aguas se mantienen en reposo para que los objetos flotantes que pasaron a esta etapa queden en la superficie, mientras los sedimentos en el fondo.
  • Decantación secundaria. Aquí se administran tratamientos físico-químicos (aeróbicos y anaeróbicos) para la desintegración de contaminantes biológicos (eliminación de fangos).
  • Tratamiento terciario. Su función es depurar y aumentar los niveles de calidad del agua tratada de acuerdo al uso destinado, entre los que destacan la desinfección por aplicación de rayos UV, la cloración y filtración con activación de carbón.

Diseño de una planta tratadora para riego

Ahora bien, dependiendo del nivel de depuración que se requiera para el riego específico de cultivo, el funcionamiento de la planta se centrará en procesos diferentes. Esto se debe a que en el sector agrícola resulta ventajoso el uso de ciertas cualidades del agua residual como nutrientes para su asimilación en los suelos fértiles y para el crecimiento de las plantas. 

Por ejemplo, para los cultivos hortícolas para consumo en crudo, como calabazas, pimientos, chayotes, pepinos, lechugas, fresas, aguacates, entre otros más, se requiere una decantación secundaria en conjunto con tratamientos terciarios de micro y ultrafiltración con membranas, desinfección con ozono o por rayos ultravioleta para obtener un nivel de depuración mayor en las aguas tratadas.

No obstante, la ubicación de una planta tratadora debe quedar alejada de las comunidades y poblaciones, ya que los olores producidos por las aguas pueden ser muy penetrante, además de provocar ciertos riesgos para la salud de las personas, especialmente para los agricultores.

Por ello, el diseño de las plantas reside en infraestructura con estaciones de bombeo para trasladar adecuadamente el agua de las comunidades, tomando en cuenta sistemas de riego diversos o técnicas para que el contenido no se quede atascado o bloqueado en los conductos de salida.

Beneficios del riego agrícola con agua tratada

1. Productividad agrícola

Una planta tratadora garantiza que el recurso hidrológico no falte y este sea administrado de forma continua. Es decir, los agricultores no tendrán que detener sus operaciones de cultivo por la falta de agua. 

2. Reducción de costos

Los costos por el consumo de aguas dulces o de acuíferos resulta costosa por motivos de demanda y escasez, por ello, la reutilización de aguas residuales propone un ahorro en costos.

3. Optimización del uso hídrico

Es posible hacer uso de las aguas tratadas en regiones semiáridas o áridas, lo que favorece su aplicación para riego en temporadas de escasez o sin lluvias.

4. Aprovechamiento de nutrientes

Las aguas tratadas contienen nutrientes provechosos para las plantas y los suelos, sirviendo como abono natural para eliminar el uso de fertilizantes.

5. Bienestar medioambiental

El tratamiento de aguas residuales evita que las aguas negras y ciertos contaminantes nocivos para la salud de los seres humanos, así como para animales y vegetación, sean vertidos directamente a mares, ríos, lagos y ecosistemas terrestres. Así se preserva el estado natural de los ecosistemas, conservando la biodiversidad.

Considerando que el sector agrícola consume una gran cantidad de recursos hídricos, es posible cubrir las necesidades para el cultivo con la construcción de una planta tratadora de aguas residuales para riego.

Solicitar Información Plantas de Tratamiento de Agua

Tópicos: plantas de tratamiento de agua, Plantas de tratamiento de agua en la industria

Comentarios