Escrito por Domos Agua ● 09-abr-2018 9:00:00

Plantas de Tratamiento de Agua en la Industria Alimentaria

Plantas de Tratamiento de Agua en la Industria Alimentaria

El agua no sólo es esencial para la vida, también lo es para muchas industrias. Cuando se trata de alimentos, es fundamental revisar el funcionamiento y administración de este recurso, ya que en este tipo de industria se debe almacenar, tratar, purificar o distribuir para sus áreas de trabajo, por lo que la calidad del producto no puede ser pasada por alto. La ejecución de estas tareas sólo es posible gracias a una planta de tratamiento.

¿Qué es y cómo funciona una planta de tratamiento de aguas?

Es una infraestructura que combina funciones físicas, químicas y biológicas para eliminar o reducir la contaminación o características indeseables en el agua, sea que éstas provengan de una fuente natural, residual, de abastecimiento o procesada.

Mucho dependerá del uso que se le dará, o de dónde proviene dicha agua, por lo que se puede hablar de plantas de tratamiento de agua potable (PTAP), es decir, para consumo, y plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR), llamadas en las ciudades aguas negras

Básicamente, una planta de tratamiento de agua cumple las siguientes funciones, de acuerdo a su instalación y a los equipos incorporados: filtrado, sedimentación, tratamiento químico (se le agregan y/o eliminan sustancias químicas), desinfección, depósito y liberación.

¿Qué importancia tiene para la industria de alimentos?

Contar con plantas de tratamiento de agua en la industria alimentaria, representa grandes ventajas por las exigencias en sus procesos e implicaciones legales. Además, contribuye al ahorro de costos de mantenimiento general o ante multas que puedan acarrearse frente las autoridades del país.

Los procesos que se desarrollan en este tipo de empresas exigen de un alto consumo de agua potable, tratamiento y canalización de aguas residuales y contaminantes generados, así como el manejo correcto de desperdicios sólidos y líquidos, que deben ser eliminados de manera constante y eficiente, monitoreando al mismo tiempo el cumplimiento de ciertas normas nacionales.

Las regulaciones y normativas establecidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) en México definen, por ejemplo, algunas pautas en sus primeras 3 normas sobre el correcto tratamiento de aguas negras, aguas para reutilización y aguas canalizadas hacia las redes públicas de alcantarillado. Parte de sus evaluaciones se basan en indicadores como el pH del agua, la DBO y DQO.

Beneficios de una planta de tratamiento de agua

Una planta de tratamiento de agua simplifica considerablemente el desarrollo de estos procesos en la industria alimentaria, haciendo posible procesos como la "Flotación por aire disuelto" o DAF, que consiste en la eliminación de grasas y desechos sólidos flotantes en la superficie de aguas concentradas.

Además, de acuerdo con los sistemas instalados en la planta, es posible eliminar la "Demanda Química de Oxígeno" o DQO, es decir, aquella materia orgánica biodegradable que permanece en su estado inorgánico y algunos deshechos disueltos en el agua, lo que permite que su limpieza y el cumplimiento de normativas obligatorias.

Como segundo parámetro normativo, la planta de tratamiento de agua también es capaz de remover la "Demanda Biológica de Oxígeno" o DBO, a través de procesos biológicos, de potabilización y otros tratamientos para aguas residuales e industriales.

Disponer de plantas de tratamiento de agua en la industria alimentaria, no sólo reporta a la misma beneficios ecológicos, sino también económicos, basados en la reutilización del agua para diversos fines (sanitarios, higiénicos, suministro, riego, entre otros), y ahorros en costos en materia de limpieza, tratamiento y mantenimiento industrial.

Plantas de Tratamiento de Agua

Tópicos: plantas de tratamiento de agua

Comentarios